CONSULTORIO: (33) 3813 1685 y 86

 

FAMILIAS OBESOGÉNICAS

FAMILIAS OBESOGÉNICAS

Una de las causas fundamentales de la creciente epidemia de obesidad  infantil en el mundo y muy especialmente en nuestro país es la influencia de los padres, especialmente las madres, sobre la formación de hábitos alimenticios en los hijos.

Esta influencia está presente desde las primeras semanas, cuando la mamá decide o argumenta algún problema y suspende la lactancia materna. La percepción materna de que el niño debe de comer aún sin que muestre signos de hambre, dándole cantidades mayores a las necesarias solo porque llora o está intranquilo. Con esto inicia el ciclo de acumulación de grasa corporal excesiva, que aunado a la percepción de que un bebé gordito es sano y muy bonito, se establece un círculo vicioso.

Después de los seis meses llega el momento de iniciar alimentos complementarios sólidos, la elección de alimentos ricos en azúcares como cereales, jugos, sopas de pasta y leche en cantidades excesivas y frecuentes, ocasionan cambios hormonales que perpetúan el estado de hambre en el bebé.

En respuesta a las propias emociones maternas de satisfacción y placer ante el éxito de lograr que su bebé es “muy bueno para comer y come de todo” son programados los bebés para comer mucho y alimentos no sanos.

A partir del año el niño empieza a compartir con los padres y hermanos mayores la mesa, y aprende a través de emociones que comer mucho y elegir alimentos no saludables ricos en grasa y azúcares es motivo de alegría, placer y regocijo familiar.

La existencia de sobrepeso u obesidad en uno o ambos padres, o hermanos mayores, se percibe como un rasgo normal de la familia, o aún  como un rasgo genético del cual no se puede escapar, y esa percepción se desarrolla en el niño que al ir creciendo se considera un miembro más de una familia de “volumen corporal normal”.

Toda la familia desarrolla creencias y por tanto actitudes de inseguridad alimentaria dentro del hogar, al disponer de alimentos no saludables de primera mano, a toda hora y en cantidades ilimitadas, que satisfacen placenteramente los hábitos y necesidades creadas por la familia.

Las elecciones de paseos y actividades familiares se hacen en base a lugares de comida no saludable, en donde sirven grandes porciones. Las reuniones o festejos familiares son en torno a la comida y paralelamente desarrollan un estilo de vida sedentario, basado en ver la TV, jugar videojuegos y uso de dispositivos electrónicos de moda que promueven aún más la acumulación de grasa por el exceso de grasas y azúcares ingeridos diariamente.

El medio ambiente de nuestra comunidad actual es altamente obesogénico.  Las grandes compañías que, a través de fuertes campañas de publicidad, promueven consumo de alimentos no saludables y se vuelven las elecciones principales de las familias con rasgos obesogénicos.

El presionar a que un niño coma, la disponibilidad de alimentos no saludables, el placer por la abundancia al comer y la percepción de que un niño gordito y padres que usen ropa de talla grande son normales, crean un futuro de alto riesgo para la obesidad infantil.

La prevención de la obesidad infantil por tanto es una tarea que debe empezar por el desarrollo de un estilo de vida  y peso saludable en los padres mucho antes de decidir tener hijos, para que de esa forma puedan ofrecer un mejor ambiente a sus hijos desde su concepción y en los primeros años de vida, donde se forman los cimientos de su estilo de vida futuro.

El Health Coaching es una herramienta que ayuda a lograr un estilo saludable permanente, que  permite tomar decisiones saludables acerca de nuestra actividad física y alimentación de manera permanente, creando un ambiente propicio en las familias para el desarrollo de un estilo de vida saludable.única forma real de ayudar a prevenir o corregir el sobrepeso u obesidad en nuestros hijos es primeramente a través de nuestra transformación personal.

Dr. Miguel Ángel Cernichiaro Delgado
Pediatra. Director Sanus Medical Health Coaching
Prevención y control de sobrepeso y obesidad Infantil
Ced. Prof. 597532 Ced. Esp. AECEM 23736
Tel. Consultorio  (33) 38 13 15 55