CONSULTORIO: (33) 3813 1685 y 86

 

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN EL TRATAMIENTO DE LA PANCREATITIS

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN EL TRATAMIENTO DE LA PANCREATITIS

El páncreas es la glándula que se ubica en el abdomen, está  rodeada por el estómago, el intestino delgado, el hígado, el bazo, y la vesícula biliar. Tiene dos funciones principales, la función  exocrina y la función endocrina.

  • La función exocrina produce enzimas que ayudan a la digestión, cuando los alimentos ingresan al estómago, las glándulas exocrinas liberan enzimas dentro de un sistema de conductos, el conducto pancreático libera las enzimas en la primera parte del intestino delgado (duodeno), donde las enzimas ayudan en la digestión de las grasas, los carbohidratos y las proteínas.
  • La función endocrina, tiene que ver con la producción de hormonas o sustancias que se producen en una parte del organismo y que circulan en el torrente sanguíneo. Las dos hormonas pancreáticas principales son la insulina y el glucagón, las cuales se generan en las células del islote de Langerhans dentro del páncreas. La insulina sirve para bajar el nivel de glucosa en la sangre, mientras que el glucagón lo aumenta. Juntas, estas dos hormonas principales trabajan para mantener el nivel adecuado de glucosa en la sangre.

La pancreatitis es una inflamación del páncreas. Esto ocurre cuando las enzimas digestivas comienzan a digerir el páncreas. La pancreatitis puede ser aguda o crónica. De cualquier forma es grave y puede traer complicaciones. La pancreatitis se caracteriza clínicamente por dolor abdominal acompañado de elevación masiva de las enzimas pancreáticas en plasma, orina u otros fluidos orgánicos

  • La pancreatitis aguda ocurre de repente y generalmente desaparece en pocos días con tratamiento. A menudo es causada por cálculo biliares. Los síntomas comunes son dolor intenso en la parte superior del abdomen, náuseas y vómitos. Esta se resuelve con tratamiento correcto, sin dejar secuelas. Si tiende a repetirse, puede ocasionar daños cada vez más permanentes, entonces puede convertirse en pancreatitis crónica, con daño persistente aún después de haber eliminado la causa y haber controlado los síntomas clínicos.
  • La pancreatitis crónica no se cura o mejora y empeora con el tiempo, llevando a daño permanente, la causa más común es un consumo excesivo de alcohol. Otras causas pueden ser fibrosis quística, enfermedades heredadas, grandes cantidades de calcio o grasa en la sangre, algunos medicamentos y enfermedades autoinmunes. Los síntomas incluyen nauseas, vómitos, pérdida de peso y heces grasosas.

La pancreatitis puede ser  grave sin un tratamiento adecuado, que inclusive puede llegar a causar la muerte de la persona afectada.

El tratamiento farmacológico de la pancreatitis se basa  en antiinflamatorios, analgésicos, enzimas pancreáticas, reposición intravenosa de líquidos y sales, cabe destacar que lo más importante en el manejo nutricional para  este padecimiento consiste en:

  • Ayuno durante el periodo agudo con nutrición parenteral para ayudar a la recuperación de la glándula seguido de  una dieta controlada y vigilada cuando la persona se encuentra en mejores condiciones.
  • Dieta suele ser normo o hipercalórica ya que estos pacientes suelen presentar malnutrición calórico-proteica. Las necesidades proteicas aumentan, siendo necesario el aporte de suplementos de proteína para cuidar la cantidad de grasa. En estos enfermos existe una alteración en el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos, así como una mala digestión de los nutrientes.
  • Cuidar la cantidad de carbohidratos, ya que aunque en la dieta los hidratos de carbono representan de un 50 a un 60 % del aporte calórico, se puede producir un estado de insulinoresistencia y por consecuencia un aumento en la cantidad de glucosa en sangre.
  • Dieta baja en grasas con un aporte no mayor del 30% del aporte total y únicamente grasas de origen vegetal.
  • Aporte de vitaminas y minerales, en caso de déficit, aunque no suele ser clínicamente relevante, así como de calcio, fósforo, y ácido fólico, sobre todo en alcohólicos. En la pancreatitis crónica, se deben usar suplementos de vitaminas liposolubles (Vit. A,E,D,K) y de vitamina B12.

Por lo general la mayoría de las personas solemos poner mucho cuidado y atención a otros órganos o glándulas de nuestro cuerpo, como, riñones, hígado, corazón, tiroides, sin saber que el páncreas realiza funciones tan importantes como todas estas, por lo que debería de ser igual de importante su atención ante cualquier síntoma extraño.

L.N. Xamara Karina Barba Rodríguez
Nutrición Clínica y Obesidad
Ced. Prof. 5192803
Tel. Consultorio  (33) 38 48 55 70